¿Por qué no se pagó?

Un presupuesto espurio

claudiorosa

Claudio M. de Rosa

Fitch Rating y Standard & Poor’s rebajaron la calificación a “CCC”, la peor registrada por El Salvador y similar a la de Venezuela, el faro que ilumina al Gobierno de El Salvador. Para Fitch significa “una alta probabilidad de impago”.

Para S&P el país es “muy vulnerable y dependiente de la situación económica”, que se debilitará más en 2017 (BCR proyecta 2.3 % de crecimiento y el Banco Mundial 1.9 %). Acusar a ARENA del impago es una abierta confesión de “incapacidad”, porque los dos últimos Gobiernos han sido los responsables de las finanzas públicas y no han cumplido ninguna de sus propias metas económicas y fiscales. En el Plan Quinquenal 2010-14, la meta de crecimiento económico fue 3.0 % en 2012 y 4.0 % en 2013 y 2014.

No cumplieron: la economía creció 1.9 % en 2012, 1.8 % en 2013 y 1.4 % en 2014. Prometieron reducir el déficit fiscal a 2.5 % del PIB en 2011, 1.8 % en 2012 y 1.7 % en 2013 y 2014. Aunque aumentó la recaudación tributaria tras 22 reformas, no cumplieron. El déficit fue 3.4 % en 2011, 4.0 % en 2013 y 3.6 % en 2014. Y siguen con un déficit de 3.3 % en 2015 y 2016 (sumado lo que no pagaron, porque no entraron los $550mm hasta 2017). Señores, el único responsable de este fracaso es el Gobierno. Sobre el impago Tanques de pensamiento y analistas señalaron que el Gobierno tenía dinero.

Luego, el ministro de Hacienda aceptó esto, señalando que solo faltaba una “figura legal” para pagar. El superintendente del Sistema Financiero coincidió al decir que el impago no fue problema de “solvencia”, porque el Gobierno “tiene dinero para pagarlo”, sino que fue una “falta de acuerdo para asignaciones presupuestarias”. Señores, esto lo pudieron lograr con los mismos 43 votos que aprobaron el Presupuesto 2017.

El viernes 7 de abril la Asamblea Legislativa llamó a una reunión especial para encontrar una solución y cumplir con el pago (unos $56mm) del Gobierno a los trabajadores.

No hubo cuórum, pero lo más importante: no llegaron a ningún acuerdo FMLN, GANA, PCN y PDC, que buscaron una salida sin los votos de ARENA. Los diputados/as evaluaron tres propuestas. (1) La solicitud del Gobierno para emitir otros $70mm en bonos, que requería los votos de ARENA, cuya posición es no apoyar ningún nuevo endeudamiento o nuevos impuestos. (2) Cambiar unilateralmente el plazo del pago de los CIP, mediante reforma de ley. Esto habría quebrantado el Estado de Derecho y mandado igualmente una señal de impago. El FMLN no tuvo el apoyo suficiente. (3) El PDC propuso poner de regreso los $122mm que se eliminaron “contablemente” de los impuestos que se esperan recibir este año y con ellos cubrir los pagos de CIP y pensiones del IPSFA. Esta propuesta habría tenido el apoyo de los partidos de oposición, pero el Gobierno la rechazó.

Según ARENA, la solución está en reducir el gasto público y reasignar esos recursos para el pago de CIP y pensiones del IPSFA (ojo: aún faltan los fondos para las elecciones de 2018).

También sugirió reasignar más de $60mm para “gastos reservados”, dejando $6mm en este rubro, para destinar el resto a esos pagos. Otro rotundo rechazo del Gobierno, sin explicación alguna. Además, ARENA sostiene que de aprobarse la Reforma de Pensiones se reduce el déficit y la presión de pagos del Gobierno. Recibió otro rechazo del partido oficialista.

¿Qué más hay detrás de la situación de impago? El ideólogo y asesor del FMLN Salvador Arias expresó el 9 de abril en tuit: “Es el momento para… plantear una moratoria de diez años a la banca multilateral con los países y dejar que los eurobonos se deprecien en los mercados financieros. Esta incapacidad de pago, como hemos insistido en los últimos cinco años, ya era una realidad del gobierno desde el año 2006, pero nunca se había reconocido políticamente, esta declaración de incapacidad de pago del presidente Sánchez Cerén es correcta y la única salida”.

Entonces, el impago, un gabinete económico que no se declaró en emergencia, la existencia de recursos para pagar y la declaración del ideólogo del FMLN sugieren que este impago ha sido algo planificado. El Salvador merece una respuesta.

twitter
TWITTER FEED

suscribete a nuestro boletín nacionalista