NO DETERIOREN MÁS A EL SALVADOR

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

NO DETERIOREN MÁS A EL SALVADOR

Las evidencias del deterioro y retroceso del país no se pueden tapar con un dedo y seguir por ese camino solo alejará más a El Salvador del progreso socioeconómico que todos anhelamos.


Más allá de su preferencia política, la realidad es que todos los indicadores más importantes muestran un deterioro generalizado del país, lo que ha debilitado la base productiva, la confianza y la institucionalidad, restando esperanza a los salvadoreños. Pareciera que las autoridades de gobierno aún no comprenden que de todo lo que hacen o dejan de hacer, lo que dicen y sus acciones han causado el retroceso que vive el país.

Apoyar a regímenes cuestionados internacionalmente como el de Venezuela, proponer medidas como armar a la población porque el Estado no controla todo el territorio nacional, enfrentamientos con la empresa privada, entre otros, crean incertidumbre y limitan la inversión, factor fundamental para estimular el crecimiento económico y la generación de empleos.

A eso se suman los sistemáticos ataques del Gobierno y el FMLN contra la Corte Suprema de Justicia (CSJ), porque no les permite a miembros del FMLN ejercer cargos que requieren total imparcialidad, por detener el uso indebido de los ahorros de pensiones de los trabajadores para financiar el déficit fiscal, y ahora por resolver que no debe haber privilegiados en el uso de las vías del SITRAMSS, construidas con un préstamo de $45 millones al Gobierno, que pagaremos todos los salvadoreños, no los dueños del SITRAMSS. Y vemos el envío de turbas a protestar contra la CSJ, y a autoridades de gobierno incitando a la desobediencia, con lo que violan la Constitución y las leyes que “juraron cumplir”. Señores, así debilitan la institucionalidad y la confianza. ¿Seguirán deteriorando al país porque la resolución de la CSJ habría tocado intereses cercanos al FMLN S. A. de C. V.?

Entre 2006 y 2016 retrocedemos en “Facilidades para Hacer Negocios” de la posición 76 a la 95; en “Libertad Económica” de 34 a 62; en “Corrupción” de 57 a 95; en “Competitividad” de 53 a 105. Además, en “Procedimientos Aduaneros” retrocedemos entre 2009 y 2016 de la posición 58 a la 123, en “Reglas para la Inversión Extranjera” de 40 a 101, en “Pasos para Abrir un Negocio” de 60 a 94. ¿Cuándo corregiremos?

Además, la calificación de riesgo del país se ha ido deteriorando desde 2008 y empeoró al no cumplir el Gobierno los “acuerdos fiscales” de octubre de 2012 ni el de noviembre de 2016, potenciando así el “impago”.

Parece que no desean solucionar el problema fiscal, porque solo insisten en pedir más y más préstamos, y si no se los dan, amenazan con la reforma de pensiones para caerle encima a los ahorros de los trabajadores, lo cual lograrían con mayoría simple, que siempre han obtenido con GANA.

Y ahora hablan de revertir la dolarización, para pagar con colones salarios públicos, compromisos financieros internos y a proveedores, mostrando una increíble deshonestidad. Por un lado, para atraer a inversionistas extranjeros destacan que el país tiene una economía dolarizada, pero también hablan de propuestas para regresar al colón. El presidente del Banco Central de Reserva dice que, en la gestión del presidente Salvador Sánchez Cerén, la dolarización continuará, pero esto genera más dudas, porque él no tiene palabra: ¿dónde está el nuevo PIB que dijo se aplicaría a mediados de 2016?

Pero, ¿cómo le afectaría a usted y al país la “colonización”, más allá de su preferencia política? Veamos, si para comprar su casa obtuvo un crédito por $120,000, a 7.25 % de interés, su cuota –sin seguros– ronda $996 mensuales. Si volvemos al colón, el interés aumentaría mínimo a 15 % y su cuota llegaría $1,666, esto es, $670 más mensuales. Y si por el carro obtuvo un crédito de $10,000 a 5 años a 9 %, usted paga $213 mensuales, pero con colones el interés se elevaría a 18 % y su cuota sería de $260, esto es $47 mensuales más. Sume y verá que deberá pagar $717 más mensuales. ¿Cómo la ve?

Usted entraría en riesgo de perder su casa y el carro. Los bancos enfrentarían riesgos de quiebra, que por afectar a todo el sistema se transformaría en un problema fiscal, que terminaría pagando todo el país.

Las evidencias del deterioro y retroceso del país no se pueden tapar con un dedo y seguir por ese camino solo alejará más a El Salvador del progreso socioeconómico que todos anhelamos.

twitter

TWITTER FEED


suscribete a nuestro boletín nacionalista

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.