GOES sigue sin pagar deuda a trabajadores

GOES sigue sin pagar deuda a trabajadores

A la fecha, los pagos vencidos suman poco más de $38 millones. Los trabajadores dejan de percibir pago de intereses por sus ahorros. Hacienda insiste en que la solución está en manos de la Asamblea Legislativa.

El Gobierno de El Salvador ha dejado de pagar unos $38 millones a los fondos de pensión de los trabajadores. Los pagos comenzaron a vencerse el pasado 7 de abril, cuando el Ejecutivo se declaró en impago al anunciar que no tenía el dinero para cancelar $3 millones que se vencían ese día.

Durante abril, el Gobierno debe pagar $55 millones a los fondos de pensión, dinero que los trabajadores están ahorrando para sus futuras pensiones. La deuda se comenzó a generar en 2006, cuando el gobierno de entonces comenzó a tomar dinero prestado de estos ahorros para pagar las pensiones de los jubilados del ISSS y el INPEP.

René Novellino, director ejecutivo de la Asociación Salvadoreña de Administradoras de Fondos de Pensión (ASAFONDOS), recordó que el Gobierno no le debe dinero a las AFP, sino a los cotizantes. “Tiene un impacto directo sobre quienes prestamos dinero al Estado para que cumpla con sus obligaciones. Se ha incumplido algo que está establecido en una ley de la república”, afirmó.

El Gobierno toma prestado trimestralmente el dinero que necesitará para pagarles a los jubilados del ISSS y el INPEP. Lo hace a través de un mecanismo creado durante la administración de Antonio Saca, en 2006: el Fideicomiso de Obligaciones Previsionales (FOP).

Este es un fondo que obtiene su dinero de la venta de Certificados de Inversión Previsional (CIP), que deben comprar, por obligación de ley, las AFP con el dinero de los trabajadores. Este mecanismo ha presentado dos problemas que han afectado y siguen afectando a los futuros jubilados: el primero, que paga una tasa de interés demasiado baja, que hace difícil que el dinero crezca.

Esto lo señaló incluso la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), que hace dos años mandó a la Asamblea Legislativa a cambiar la forma en la que se calcula la tasa de los CIP, algo que aún no se ha hecho.

El segundo gran problema es que este año el pago de esta deuda no se incluyó en el Presupuesto General de la Nación. La partida contiene apenas $1,000, cuando lo que se debe pagar son $230 millones.

Cáceres ha explicado que esto se hizo así porque esperaban que el dinero para pagar a los fondos de pensión saliera de los mismos fondos de pensión, con una reforma aprobada en septiembre de 2016 por la Asamblea Legislativa. Los diputados avalaron que se emitieran nuevos CIP para pagar los CIP que se fueran venciendo, en una especie de deuda envolvente en la que los fondos de pensión prestarían al Gobierno para pagarse a sí mismos.

Sin embargo, esta reforma fue frenada por la CSJ, que admitió una demanda de inconstitucionalidad en contra de la misma.

Ahora, Hacienda ha pedido a la Asamblea Legislativa que se apruebe una emisión de bonos por $282 millones, de los que espera destinar $230 millones para la deuda con el FOP, y $52 millones para pagar las pensiones del Instituto de Previsión Social de la Fuerza Armada (IPSFA).

ARENA se ha negado a dar sus votos para esta emisión de deuda, y el Gobierno los culpa de la situación de impago en la que se ha caído. El que El Salvador dijera públicamente que no tenía capacidad de pagar los CIP ha hecho que las principales calificadoras de riesgo degradaran la deuda del país.

“Como los ahorros de los trabajadores se invierten en títulos del Estado, si estos bajan de precio, impacta en los ahorros de los salvadoreños”, agregó Novellino. “Consideramos sumamente importante que se atienda esta situación”.

“Es muy duro hablar de impago. Impago es cuando un país no tiene para pagar, y El Salvador tiene para pagar. El problema es que necesitamos la asignación presupuestaria, que es lo que tenemos, y otra, tener o conseguir el dinero”, dijo Cáceres, por su parte.

Agregó que cuentan con los mecanismos financieros para conseguir el dinero, pero que para ello necesitan los votos del partido tricolor.

“A mí me preguntan por qué confío en ARENA, pues porque no queda de otra”, acotó.

Propuesta de reforma

Las AFP, por otro lado, esperan que la Asamblea Legislativa estudie y apruebe una propuesta de reforma del sistema de pensiones en la que ellas han participado directamente.

Se trata de la propuesta de la Iniciativa Ciudadana para las Pensiones (ICP) que incluye una solución para la deuda del Gobierno.

La ICP plantea un refinanciamiento de la deuda del FOP, y un período de gracia de cinco años en los que el Gobierno solo pagaría intereses, y no capital, por los CIP. Además, cambia el plazo de pago de los actuales 25 años por otro de 50. “Es un alivio fiscal para el Gobierno”, dijo Novellino.

 

Vía LPG

twitter
TWITTER FEED

suscribete a nuestro boletín nacionalista