Fraude académico: peligrarán empleos

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Fraude académico: peligrarán empleos

“…Si las universidades no cambian, ellas serán parte de un gran fraude académico, porque continuarán graduando profesionales que tendrán cada vez menor demanda laboral, con lo que contribuirán a crear la categoría de “profesionales cesantes”.


Preocupa observar que la mayor parte de la gente no tiene clara conciencia que el sistema de educación de El Salvador está cayendo en una peligrosa obsolescencia, lo cual podría llegar a constituir un fraude académico en todos sus niveles, porque tendremos trabajadores divorciados con las futuras demandas del mercado laboral. El vertiginoso cambio tecnológico que vive el mundo requiere dejar de pensar en cambiar o mejorar la educación, sino “transformarla”.

Salvo algunas grandes empresas en El Salvador y un pequeño porcentaje de las de menor calado, no buscan introducir proyectos de innovación, lo cual va poniendo al país en una creciente desventaja competitiva.

Veamos, siete de cada 10 jóvenes que están entrando a primaria en los países desarrollados trabajarán en el mundo digital, de conquista espacial o en nuevas formas de ofertar servicios de salud, mediante profesiones que todavía no existen. Y entre 10 y 15 años, la mitad de las universidades que hoy existen habrán desaparecido por no transformarse.

La transformación de la educación demanda identificar las condiciones y demandas del mundo laboral del futuro, para que los jóvenes puedan desempeñarse exitosamente en ese entorno. Esto requerirá transformar con rapidez y sistemáticamente los programas de estudio y métodos de enseñanza, porque los jóvenes de hoy se aburren con los viejos métodos. Además, nos debemos replantear la forma cómo evaluar a los estudiantes, porque las nuevas condiciones y formas cómo aprenden los jóvenes no se miden con los exámenes tradicionales. Ahora se busca que demuestren lo aprendido, su nivel de comprensión y capacidad para aplicarlo en la vida laboral o la cotidiana.

La educación, además de tener una cobertura de 100 % hasta bachillerato, debe ofrecer tres grandes variantes a los jóvenes: (i) prepararlos para la educación superior, donde el licenciado hoy es como el “bachiller” hace 50 años; (ii) formar jóvenes como emprendedores; y (iii) prepararlos para ser trabajadores del futuro, con apertura y condiciones mentales para ajustarse a las nuevas demandas.

Pero también, la educación requerirá enfatizar en fundamentos como: “los derechos y las responsabilidades”, como persona y en el entorno del trabajo; inducir a la búsqueda de la “calidad total”; crear “disciplina” laboral; robustecer los fundamentos de la “ética y valores”; y enseñar el “respeto al medio ambiente”, para contribuir a la sostenibilidad de la empresa y de la sociedad.

Por otra parte, si las universidades no cambian, ellas serán parte de un gran fraude académico, porque continuarán graduando profesionales que tendrán cada vez menor demanda laboral, con lo que contribuirán a crear la categoría de “profesionales cesantes”, causando una alta y peligrosa carga de frustración social.

Pero también deberemos defender a los profesionales y trabajadores que llevan años laborando, porque las innovaciones tecnológicas los dejarán desfasados y desempleados por sus conocimientos obsoletos. Ante este grave riesgo sociolaboral, se requerirá generar nuevos y más dinámicos programas de educación de por vida, para adquirir nuevos conocimientos o actualizarlos.

La transformación de la educación en Finlandia, líder mundial en este campo, Marjo Kyllonen, gerente de educación de Helsinki, dice: “En la educación tradicional, los alumnos van a… clases de matemáticas, después de literatura y luego de ciencias. Ahora, en lugar de adquirir conocimientos aislados sobre diferentes materias, el papel de los estudiantes es activo. Ellos participan en el proceso de planificación, son investigadores y también evalúan el proceso”.

Por ejemplo, si deseamos “transformar” la educación en El Salvador y potenciar mejores posibilidades de empleo y salarios de calidad, debemos analizar y ajustar a nuestra cultura el nuevo método conocido como Phenomenon Based Learning (PhenoBL), donde la enseñanza busca incluir todos los factores que están interrelacionados en el mundo laboral y buscar su aplicación en el mundo real. No más fincarse en solo conocimientos teóricos.

El PhenoBL busca integrar diferentes materias, utilizando nuevos métodos de enseñanza, para introducir el desafío de aprender a cuestionar libremente, a identificar los problemas de interés común y sus causas, para que “los alumnos en conjunto” encuentren las mejores soluciones posibles.

Contrariamente, nosotros aún apuntamos a materias sociales que inculquen ideologías en vez de formar trabajadores de excelencia, con disciplina, valores y capacidad para pensar, cuestionar y resolver problemas, y así contribuir al progreso socioeconómico de El Salvador. ¿Podremos cambiar con rapidez?

Vía LPG

twitter
TWITTER FEED

suscribete a nuestro boletín nacionalista

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.