Comunismo y socialismo buscan el mismo objetivo

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

¿Cuánto más debe padecer Venezuela? ¿Cuándo entenderá el gobierno de Maduro que no puede conducir a Venezuela por los métodos y formas aplicados en Cuba por los Castro y el partido comunista? Por el contrario, siguen hundiéndola en la miseria económica.

El socialismo es una falacia para sostener minorías viviendo de las mieles del poder antes que buscar el progreso de la nación, mientras que una mayoría se sostienen con sus sobras.  La oposición venezolana ha sido bien clara en exigir desmontar el perverso engranaje de la demagogia, el fraude, el engaño y la traición a que son sometidos los venezolanos en base a sus necesidades, augurándoles la esperanza de un mañana libre de penurias, o por lo menos aliviados de ellas, mañana que nunca llega.

La mejor opción para América es desmantelar todas las improvisaciones socialistas. “No puedes volver atrás y cambiar el principio, pero puedes empezar donde estás y cambiar el final”. C.S.Lewis.

Sin embargo, lo sorprendente en El Salvador, es que nos siguen llevando en el rumbo equivocado  del socialismo-comunismo, según el discurso del efemelenista Medardo González, en Cinquera, en el que afirma que los medios de producción pasen a manos del pueblo. Se pretende expropiar todos los bienes productivos, prohibiendo su posesión en manos privadas, para que pertenezcan a todos por igual y en donde se repartan de manera igualitaria todos los demás bienes existentes.

El comunismo al establecerse como sistema de gobierno en países como la ex Rusia y en algunos otros más, fue dejando de lado varios de sus antiguos postulados, como aquellos que implicaban una democracia igualitaria tendiente a la creación de una sociedad, en donde todos sean iguales y los bienes sean comunes a sus miembros. Sin embargo, se destaca que, hasta la actualidad, ninguna corriente ha logrado los objetivos utópicos de una sociedad igualitaria comunista.

Ignorando las lecciones de la  historia, surge este nuevo  llamado de Medardo a “impulsar el proceso para transformar nuestra sociedad”.  El efemelenista, recordó a las “tropas” que es necesario que el FMLN obtenga mayoría en la Asamblea Legislativa, así como más alcaldías en las próximas elecciones de marzo 2018. De igual manera, el discurso de González en Cinquera, estuvo enfocado en el llamado a continuar en el camino hacia el socialismo, cargado de un lenguaje confrontativo y bélico,  llamando a los jóvenes a que empuñaran el ideal de que “ellos son los soldados de la revolución salvadoreña”.

En los estados socialistas (usualmente llamados comunistas), existe una estatización de los medios productivos; tanto fábricas, mercancías, y diversos recursos energéticos, industriales e incluso artesanales, pasan a control del gobierno.  En los estados socialistas, la economía y la producción agropecuaria e industrial se planifican buscando obtener solo los productos indispensables para la población.

A este respecto cabe destacar, que en los estados en que históricamente se implantó la producción colectivizada, existieron fallos tremendos de ese sistema comunista, que desembocaron en efectos nocivos, provocaron miseria, caos y hambrunas en otras repúblicas y territorios soviéticos, contándose los muertos en varios millones.

De cualquier forma, ya sea por la ceguera marxista-comunista de la revolución castrista o por el populismo socialista chavista, pretenden que otros gobiernos afines, como el nuestro, den ese paso a una sociedad igualitaria controlada por el estado.

Mientras estemos a tiempo, debemos trabajar a efecto de proponer nuevos límites al poder, teniendo en cuenta que: “No hay diferencia entre comunismo y socialismo, excepto en la manera de conseguir el mismo objetivo final: el comunismo propone esclavizar al hombre mediante la fuerza, el socialismo mediante el voto. Es la misma diferencia que hay entre asesinato y suicidio”. Ayn Rand.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.